Salsa de tomate casera

La salsa de tomate casera, tan recurrida en recetas de todo tipo, hecha con tomate natural, cebolla, ajo, aceite de oliva, pimienta, azúcar y sal.

Receta de salsa de tomate casera

Ingredientes para preparar salsa de tomate casera

  • 2 tomates
  • 1/2 cebollao 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Pimieta
  • Azúcar
  • Sal

¿Cómo preparar salsa de tomate casera?

  • Hacemos un sofrito para la salsa de tomate casera con la cebolla muy picada (o la parte blanca del puerro, previamente lavado para eliminar los posibles restos de tierra) y el ajo machacado, en un chorro generoso de aceite de oliva. Cuando la cebolla esté casi transparente, añadimos el tomate triturado, removemos, y dejamos que se mezcle con la cebolla y el aceite. El ajo lo retiramos.
  • Para equilibrar la acidez de la salsa de tomate, añadimos un poco de azúcar. Luego rectificamos de sal y de pimienta, dejamos que la salsa cueza durante unos 8 minutos más y listo.
  • Si queremos que nos quede más espesa, podemos añadir un poco de harina a la salsa de tomate.
  • Al final, para que nos quede con una textura fina, pasaremos la batidora directamente por toda la salsa de tomate casera.
  • Foto orientativa: Topsyntages
Nota del autor:

- Hay muchas formas de hacer la salsa de tomate casera: con más o menos tomate, con o sin cebolla y ajo, más o menos espeso, triturado o picado, etc. En este hilo, incluso puedes hacerla usando ¡tomates cherry! Si es así, sólo tienes que realizar unos pequeños ajustes en la receta, como por ejemplo, la cantidad (pondremos un par o tres de puñados) o la forma de poner el tomate (lo pondremos cortado a la mitad o en cuartos en lugar de triturado). La salsa no quedará tan fina (aunque al final la puedes triturar igualmente), pero personalmente, es el encanto que tiene, encontrar pequeños trocitos de tomate que aportan una textura única. Cuando hago esta salsa con tomates cherry la suelo utilizar para condimentar pasta (macarrones principalmente), añado un poquito de orégano en polvo, un poco de queso en polvo justo en el momento de servir ¡y a disfrutar!